Sucesión y liderazgo

La historia de los Gurús de SRF/YSS y el liderazgo actual

Back to Schedule
Donate

    Sucesión espiritual

    Las enseñanzas de Self-Realization Fellowship (Yogoda Satsanga Society of India) se basan en el cristianismo original que enseñó Jesucristo y en el yoga original que enseñó Bhagavan Krishna. La sucesión espiritual de SRF/YSS consiste en estos dos grandes avatares y en un linaje de excelsos maestros de la era contemporánea: Mahavatar Babaji, Lahiri Mahasaya, Swami Sri Yukteswar y Paramahansa Yogananda (el último en la sucesión de Gurús de SRF/YSS). 

    Cada uno de estos Grandes Maestros desempeñó un papel en la misión de Self-Realization Fellowship de traer al mundo moderno la ciencia espiritual del Kriya Yoga.

    Se denomina guru-parampara al traspaso del manto espiritual del gurú al discípulo que ha sido designado para continuar la sucesión espiritual del gurú. Así pues, la sucesión directa de gurús a la que perteneció Paramahansa Yogananda está formada por Mahavatar Babaji, Lahiri Mahasaya y Swami Sri Yukteswar.

    Todos los miembros de Self-Realization Fellowship (tanto monásticos como laicos) que han recibido la sagrada iniciación en Kriya Yoga son discípulos de Paramahansa Yogananda. Ellos le reverencian y respetan como su gurú personal, y veneran asimismo el linaje de Gurús de Paramahansa Yogananda.

    SRF-Lineage-Gurus.jpg#asset:6185

    Jesucristo

    Uno de los objetivos fundamentales de la misión de Paramahansa Yogananda era «revelar la completa armonía, la unidad básica existente entre las enseñanzas del cristianismo y las del yoga, tal como fueran expresadas originalmente por Jesucristo y por Bhagavan Krishna respectivamente; y demostrar que las verdades contenidas en dichas enseñanzas constituyen los fundamentos científicos comunes a toda religión verdadera».

    Para el público en general, Jesús expuso una filosofía sencilla de fe, amor y perdón. Con frecuencia hablaba en parábolas plenas de significado moral intemporal. Pero a sus discípulos cercanos, les enseñó verdades más profundas, verdades que tienen cabal correspondencia con los profundísimos conceptos metafísicos de la mucho más antigua filosofía del yoga.

    Cuando los discípulos le preguntaron a Jesús: «¿Por qué les hablas en parábolas?», él les respondió: «Es que a vosotros se os ha concedido conocer los misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no. […] Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden» (Mateo 13:10-11, 13).

    En su exhaustivo comentario sobre los Evangelios: La Segunda Venida de Cristo: La resurrección del Cristo que mora en tu interior, Paramahansa Yogananda ofrece una interpretación completa de las enseñanzas originales de Jesús, incluyendo el hecho de que impartió a sus discípulos las técnicas esotéricas de meditación yóguica. En la Introducción a esta obra, Yogananda escribió:

    «En la actualidad, Jesucristo está plenamente vivo y activo. Ya sea en Espíritu o asumiendo a veces una forma de carne y hueso, se encuentra trabajando, invisible a los ojos de las multitudes, para ayudar a reformar el mundo. Dado que su amor abarca a todos sin excepción, Jesús no se contenta tan sólo con permanecer en el Cielo disfrutando de su conciencia bienaventurada. Él se halla profundamente preocupado por la humanidad y desea proporcionar a sus seguidores los medios para alcanzar la divina libertad que les permita entrar en el Reino Infinito de Dios. Se siente desilusionado porque, si bien los templos y las iglesias fundados en su nombre son numerosos y, muchas veces, prósperos y poderosos, ¿dónde está la comunión que él enfatizaba —el contacto verdadero con Dios—? Jesús desea que se establezcan templos, ante todo, en las almas humanas; y luego, externamente, en lugares físicos de adoración. Hay, en cambio, enormes e incontables edificios cuyas inmensas congregaciones reciben adoctrinamiento en el eclesianismo, pero son pocas las almas que se encuentran realmente en contacto con Cristo a través de la oración y la meditación profundas.

    »Restablecer a Dios en el templo de las almas mediante el renacimiento de las enseñanzas originales sobre la comunión con Dios tal como fueron expuestas por Cristo y por Krishna es la razón de que yo fuese enviado a Occidente por Mahavatar Babaji […].

    »El Mahavatar se encuentra en comunión constante con Cristo; ambos unidos irradian vibraciones redentoras y han planeado la técnica espiritual de salvación para esta era».

    flower

    Bhagavan Krishna

    Bhagavan Krishna vivió muchos años antes de Cristo. Venerado en toda la India como un avatar (encarnación de Dios), los hechos históricos de la vida de Krishna están entretejidos con un laberinto de leyenda y mitología.

    Las sublimes enseñanzas del Señor Krishna se encuentran encerradas en el Bhagavad Guita. En su comentario sobre el Guita ―en dos volúmenes―, sumamente elogiado, Paramahansa Yogananda ha escrito:

    «El Bhagavad Guita es la más amada de las escrituras de la India, la escritura que ocupa un lugar preeminente. Constituye el Sagrado Testamento o Biblia de los hindúes, el único libro al que todos los maestros recurren como fuente suprema de autoridad en materia de escritos de inspiración divina. […]

    »Tan completo es el Guita como guía espiritual que se considera la esencia de los voluminosos cuatro Vedas, los 108 Upanishads y los seis sistemas de filosofía hindú. […] Todo el conocimiento del cosmos se halla contenido en el Guita. Sumamente profundo y, no obstante, redactado en un revelador lenguaje de consoladora belleza y simplicidad, el Guita ha sido comprendido y aplicado en todos los órdenes de la actividad y del esfuerzo espiritual del hombre, cobijando bajo su amparo a una amplia gama de seres humanos —cada uno con su dispar naturaleza y sus diferentes necesidades—. Dondequiera que uno se halle en el camino de regreso a Dios, el Guita proyectará su luz sobre ese tramo del recorrido. […]

    »Krishna es el divino ejemplo del yoga en Oriente; Cristo fue elegido por Dios como ejemplo de la unión con Dios para Occidente. […] La técnica de Kriya Yoga, enseñada por Krishna a Arjuna y mencionada en los capítulos IV:29 y V:27-28 del Guita, es la suprema ciencia espiritual de la meditación yóguica. Este yoga indestructible, mantenido en secreto durante las eras materialistas, fue resucitado para el hombre moderno por Mahavatar Babaji y enseñado por los Gurús de Self-Realization Fellowship/Yogoda Satsanga Society of India».

    flower

    Mahavatar Babaji

    No existen documentos históricos que relaten el nacimiento y la vida de Mahavatar Babaji. En Autobiografía de un yogui, Paramahansa Yogananda escribió que el inmortal avatar ha residido innumerables años en las remotas regiones indias del Himalaya, manifestándose sólo raramente a unos pocos bienaventurados.

    Mahavatar Babaji es quien resucitó para esta era la perdida técnica científica de meditación del Kriya Yoga. Al conferir la iniciación en Kriya a su discípulo Lahiri Mahasaya, Babaji dijo: «El Kriya Yoga que estoy ofreciendo al mundo por conducto tuyo, en este siglo diecinueve, es una resurrección de la misma ciencia que Krishna dio a Arjuna hace miles de años, la cual fue conocida posteriormente por Patanjali, Cristo, San Juan, San Pablo y otros discípulos».

    Poco antes de que Paramahansa Yogananda partiera hacia América en 1920, Mahavatar Babaji se presentó ante Yoganandaji en su casa de Calcuta, donde el joven monje oraba profundamente pidiendo garantía divina respecto a la misión que estaba a punto de emprender. Babaji le dijo: «Sigue el mandato de tu gurú y ve a América. No temas, estás protegido. Tú eres a quien he elegido para difundir el mensaje del Kriya Yoga en Occidente».

    flower

    Lahiri Mahasaya

    Lahiri Mahasaya nació el 30 de septiembre de 1828, en la aldea de Ghurni, Bengala (India). A los treinta y tres años, mientras caminaba un día por las estribaciones del Himalaya cerca de Ranikhet, se encontró con su gurú, Mahavatar Babaji. Fue la divina reunión de dos seres que habían estado juntos en muchas vidas pasadas; gracias a un toque de bendición que le hizo despertar, Lahiri Mahasaya se sumergió por completo en un aura espiritual de comunión divina que ya nunca le abandonaría.

    Mahavatar Babaji le inició en la ciencia del Kriya Yoga y le dio instrucciones para ofrecer la sagrada técnica a todos los buscadores sinceros. Lahiri Mahasaya regresó a su hogar, en Benarés, para llevar a cabo esa misión. Al ser el primero en enseñar en los tiempos actuales la antigua y perdida ciencia del Kriya, se le reconoce como una figura primordial del renacimiento del yoga, que comenzó en la India moderna en la última parte del siglo XIX y continúa hasta el día de hoy.

    Paramahansa Yogananda escribió en Autobiografía de un yogui: «Tal como la fragancia de las flores no puede ser suprimida, así Lahiri Mahasaya, viviendo quietamente como un ideal hombre de hogar, no podía ocultar su gloria innata. Poco a poco, de todas las regiones de la India, como las abejas, los devotos buscaron el néctar divino del maestro liberado. […] La armoniosa y bien equilibrada vida del gran hombre de hogar fue la inspiradora contestación para millares de hombres y mujeres».

    Como Lahiri Mahasaya ejemplificó los más elevados ideales del yoga —la unión del pequeño ser con Dios—, es venerado como un Yogavatar o encarnación del Yoga.

    Los padres de Paramahansa Yogananda fueron discípulos de Lahiri Mahasaya, y cuando él era todavía un bebé en brazos de su madre, ésta lo llevó a casa de su gurú. Al bendecir al niño, Lahiri Mahasaya dijo: «Madrecita, tu hijo será un yogui. Como un motor espiritual, él conducirá a muchas almas al Reino de Dios».

    Lahiri Mahasaya no estableció organización alguna durante su vida, pero hizo esta predicción: «Cincuenta años después de mi muerte, se escribirá un relato de mi vida, debido al gran interés que se manifestará por el yoga en Occidente. El mensaje del yoga circundará todo el globo y ayudará a establecer la hermandad del hombre, la cual se logra al percibir directamente al Único Padre».

    Lahiri Mahasaya entró en mahasamadhi en Benarés, el 26 de septiembre de 1895. Cincuenta años más tarde, su predicción se cumplió en Estados Unidos cuando un interés creciente por el yoga en Occidente llevó a Paramahansa Yogananda a escribir Autobiografía de un yogui, que contiene un hermoso relato acerca de la vida de Lahiri Mahasaya.  

    flower

    Swami Sri Yukteswar

    Swami Sri Yukteswar nació el 10 de mayo de 1855 en Serampore, Bengala (India). Fue discípulo de Lahiri Mahasaya y alcanzó la grandeza espiritual de un Guianavatar o encarnación de la sabiduría.

    Sri Yukteswar reconoció que una síntesis de la herencia espiritual de Oriente con la ciencia y la tecnología de Occidente aliviaría mucho el sufrimiento material, psicológico y espiritual del mundo moderno. Estas ideas se concretaron a raíz de su extraordinario encuentro con Mahavatar Babaji, el gurú de Lahiri Mahasaya, en 1894.

    «A mi súplica, Swamiji, te ruego asumir otra tarea —le dijo Babaji—. ¿No querrías escribir un breve libro que señale la armonía esencial existente entre las escrituras cristianas e hindúes? Su unidad básica se halla actualmente oscurecida por las diferencias sectarias que existen entre los seres humanos. Demuestra, a través de citas paralelas, que los inspirados hijos de Dios han hablado de la misma verdad».

    Sri Yukteswar relató: «En la quietud de la noche, me entregué a la tarea de comparar la Biblia y las escrituras de Sanatan Dharma. Citando las palabras de Jesús, procuré demostrar que sus enseñanzas coinciden, en esencia, con las revelaciones de los Vedas. Gracias a las bendiciones de mi paramgurú, el libro —La ciencia sagrada— fue concluido en breve tiempo».

    Fue a Swami Sri Yukteswar a quien acudió, siendo joven, Paramahansa Yogananda. El gran gurú le explicó a su joven discípulo que, durante su encuentro en 1894, Mahavatar Babaji le había comunicado lo siguiente: «Tú, Swamiji, tienes una misión que cumplir en el próximo advenimiento de un armónico intercambio entre Oriente y Occidente. Dentro de algunos años te enviaré a un discípulo a quien podrás adiestrar para la difusión del yoga en Occidente. Desde allá, las vibraciones de muchas almas espiritualmente sedientas fluyen hacia mí. Percibo la existencia de santos potenciales, tanto en América como en Europa, que únicamente esperan ser despertados».

    Tras relatarle esto, Sri Yukteswar le manifestó a Yogananda: «Hijo mío, tú eres el discípulo que hace años prometió Babaji enviarme».

    Bajo la disciplina y el entrenamiento espiritual de Sri Yukteswar, Sri Yogananda fue preparado para comenzar su misión en todo el mundo occidental. Sri Yukteswar nombró a Paramahansa Yogananda único heredero de su legado espiritual y de la propiedad de sus ashrams.

    Swami Sri Yukteswar entró en mahasamadhi el 9 de marzo de 1936, durante la visita que Paramahansaji efectuó a la India, tras haber permanecido quince años en Estados Unidos.

    flower

    Paramahansa Yogananda

    Como se describe arriba, Paramahansa Yogananda fue personalmente bendecido por Mahavatar Babaji, Lahiri Mahasaya y Swami Sri Yukteswar ―los tres paramgurús de su linaje espiritual― para llevar a cabo la misión de difundir el Kriya Yoga por todo el mundo.

    En Autobiografía de un yogui, escribió: «La tarea de fundar la organización de Self-Realization Fellowship en Occidente —“una colmena para la miel del espíritu”— me fue encomendada por Sri Yukteswar y Mahavatar Babaji». 

    flower

    Liderazgo y organización desde el fallecimiento de Yogananda

    Antes de su fallecimiento, Paramahansaji expresó que era el deseo de la Divinidad que él fuese el último en la sucesión de Gurús de Self-Realization Fellowship. Ningún discípulo o líder de su sociedad asumirá jamás el título de gurú. (Este mandato divino no es único en la historia de la religión. Después del fallecimiento de Gurú Nanak, el gran santo que fundó el sijismo en la India, se siguió con la sucesión tradicional de gurús. El décimo de la línea declaró que él sería el último y que, en lo sucesivo, las propias enseñanzas deberían ser consideradas como el gurú).

    Paramahansaji aseguró que, después de su deceso, continuaría trabajando a través de la sociedad por él fundada: Self-Realization Fellowship/Yogoda Satsanga Society of India. Él dijo: «Cuando me haya ido, las enseñanzas serán el gurú. […] Por medio de las enseñanzas, estarás en sintonía conmigo y con los Gurús que me han enviado».

    Al preguntársele sobre la sucesión en la presidencia de Self-Realization Fellowship/Yogoda Satsanga Society of India, él manifestó: «Al frente de esta sociedad siempre habrá hombres y mujeres de realización. Dios y los Gurús ya saben quiénes son; ellos servirán como mi sucesor espiritual y representante a cargo de todos los asuntos espirituales y administrativos».

    Los sucesores de Paramahansa Yogananda

    Rajarsi Janakananda

    Desde su fundación en 1920 hasta poco antes del mahasamadhi de Paramahansa Yogananda, acaecido en 1952, todas las actividades y asuntos organizativos de Self-Realization Fellowship fueron dirigidos por el propio Yogananda personalmente. Después, la dirección de la obra pasó a manos de Rajarsi Janakananda, un cercano discípulo de Paramahansaji que él mismo había elegido para que prestara sus servicios como presidente de SRF y quien le sucedió en la presidencia a su fallecimiento, en marzo de 1952.

    Rajarsi-receives-sannyas-small.jpg#asset:6581

    Su nombre de pila era James J. Lynn. Nació el 5 de mayo de 1892 en Archibald (Louisiana, Estados Unidos) y conoció a Paramahansa Yogananda durante una serie de conferencias que el Gurú impartió en Kansas City en 1932.

    Debido a su rápido progreso en el Kriya Yoga, Paramahansaji cariñosamente le llamaba «San Lynn». En 1951, Yogananda le confirió el título monástico de Rajarsi Janakananda (evocando al rey Janaka de la antigua India, que fue famoso por su estatura espiritual) y le cedió la responsabilidad de guiar la obra de SRF/YSS.

    La ejemplar vida de Rajarsi Janakananda, un gran yogui occidental, llegó a su fin el 20 de febrero de 1955.

    Sri Daya Mata

    Sri Daya Mata sucedió a Rajarsi Janakananda, convirtiéndose en la tercera presidenta y líder espiritual de Self-Realization Fellowship/Yogoda Satsanga Society of India en 1955. 

    Daya-Mata-with-PY-1939-Hermitage-small.jpg#asset:6617

    Faye Wright, que era el nombre de pila de Daya Mata, nació en Salt Lake City (Utah, Estados Unidos) el 31 de enero de 1914. Conoció a Paramahansa Yogananda cuando él se encontraba allí dando conferencias y clases en 1931. Poco tiempo después, ingresó en su ashram como monja.

    Durante más de veinte años, Sri Daya Mata formó parte del pequeño círculo de discípulos cercanos que acompañaban casi constantemente a Paramahansaji. Conforme pasaron los años, él le asignó crecientes responsabilidades y la nombró miembro del Consejo Directivo de SRF en la década de los treinta, cuando era aún una joven mujer. En el período final de la vida de Yogananda, él la puso a cargo de la Sede Internacional de SRF y comenzó a indicar con claridad a los discípulos el papel que ella estaba llamada a desempeñar en el plano mundial. Poco tiempo antes de fallecer, le anunció: «Mi tarea ha concluido; ahora comienza la tuya». 

    La elección que de Sri Daya Mata había hecho Paramahansa Yogananda como futura líder de su sociedad mundial fue confirmada por Mahavatar Babaji en un encuentro que tuvo Daya Mata con el Mahavatar durante un peregrinaje en la India en 1962.

    Sri Daya Mata falleció el 30 de noviembre de 2010, después de haber ocupado la presidencia de SRF/YSS durante más de 55 años.

    Sri Mrinalini Mata

    Sri Mrinalini Mata sucedió a Sri Daya Mata como presidenta y líder espiritual de Self-Realization Fellowship/Yogoda Satsanga Society of India el 7 de enero de 2011, y prestó servicio en ese puesto hasta su deceso, el 3 de agosto de 2017. Ella también fue elegida y entrenada personalmente por Yogananda a fin de ayudar a guiar la obra después de que él falleciese, y desempeñó muchos papeles importantes de liderazgo durante sus siete décadas como discípula monástica de SRF. 

    Mrinalini-Mata-pranam-small.jpg#asset:6618

    Nacida en 1931 en Wichita (Kansas), Mrinalini Mata conoció a Paramahansa Yogananda en diciembre de 1945, a la edad de catorce años, y poco después ingresó en el ashram del Gurú en Encinitas (California), para consagrarse como monja a una vida de servicio.

    Desde el principio de la vida de Mrinalini Mata en el ashram, el Gurú le habló a ella y a los demás discípulos acerca del papel que había previsto para ella, especialmente de la futura responsabilidad como editora de sus Lecciones de Self-Realization Fellowship, escritos y charlas. «Ella estaba destinada a esta obra —le dijo en una carta manuscrita a Rajarsi Janakananda en 1950—. Dios me lo mostró cuando contemplé por primera vez su espíritu».

    Además de servir durante décadas como editora jefe de las publicaciones de SRF/YSS, Sri Mrinalini Mata ejerció la función de vicepresidenta de SRF durante cuarenta y cinco años, colaborando estrechamente con Sri Daya Mata en la orientación general de la orden monástica de SRF/YSS, así como en la supervisión de las numerosas actividades y servicios que la sociedad ofrece cada año.

    Hermano Chidananda

    El 30 de agosto de 2017, el Hermano Chidananda sucedió a Sri Mrinalini Mata como quinto presidente y líder espiritual de SRF/YSS. Ha sido monje de Self-Realization Fellowship durante más de cuarenta años.

    Chidananda-Convo-2018-small.jpg#asset:6621

    Casi desde el comienzo de su vida monástica, el Hermano Chidananda trabajó en estrecha colaboración con Sri Mrinalini Mata, ayudándola en la edición y publicación de las obras de Paramahansa Yogananda y demás publicaciones de SRF. Fue nombrado por Sri Daya Mata miembro de los Consejos Directivos de SRF y YSS en 2009, y también ha prestado sus servicios durante muchos años como miembro del comité de gestión que supervisa, bajo la dirección del presidente, la miríada de actividades y operaciones que desarrolla SRF. Como presidente, el Hermano Chidananda recibe la asistencia de un Consejo Directivo, que incluye a otros monjes y monjas que han sido entrenados por discípulos directos de Paramahansaji.

    flower

    Discípulos directos de Yogananda

    Tras el fallecimiento de Yogananda, varias docenas de discípulos directos que se habían visto agraciados por su relación personal con él siguieron viviendo durante décadas en los ashrams de SRF, prestando lealmente sus servicios a la organización y respaldando a cada uno de los dirigentes designados por él.

    flower

    Consejo directivo actual, orden monástica y miembros laicos

    Todos los integrantes del Consejo Directivo son miembros de nuestra orden monástica que han hecho votos perpetuos de renunciamiento. Prestan sus servicios sin remuneración alguna y, tanto ellos como los restantes monjes y monjas de los ashrams de SRF, dedican su vida enteramente a la misión iniciada por Paramahansa Yogananda.

    Bajo la dirección del presidente y del Consejo Directivo, los miembros monásticos de la Orden de SRF prestan sus servicios desempeñando diferentes funciones en los centros y ashrams de la sociedad; viajan a diversas ciudades alrededor del mundo para dictar conferencias, impartir clases y dirigir retiros; y facilitan consejo espiritual y orientación ―por teléfono, por correspondencia o en forma presencial― a los estudiantes de las enseñanzas de Self-Realization Fellowship.

    Son también innumerables los miembros laicos que, totalmente entregados a SRF, prestan sus servicios ―en tareas indispensables y de múltiples formas― a la obra de Paramahansa Yogananda en todo el mundo, bien trabajando con los miembros monásticos en la sede internacional y en otros ashrams de SRF, bien asumiendo muchas responsabilidades en los templos y centros de meditación a lo largo y ancho del mundo.

    Compartir en